Ikebana en la Escuela

Nuestra escuela organizó para los "Días europeos de la artesanía" una colaboración con la escuela Ikenobo de Madrid para realizar los recipientes especiales para ikebanas de tipo tradicional y modernos. Varios profesores participaron en la preparación y manufactura: Julia Vallespín, profesora de Dibujo artístico, Lucía López de Alfarería de primer curso, María Dolores Martín y Belén de Cerámica Artística de primer y segundo curso, y por supuesto, todos los alumnos de estos grupos.
Las piezas hechas en torno de tipo tradicional han sido vidriadas íntegramente en colores apropiados pensados para que el recipiente cerámico no entre en competencia con el adorno floral. Además llevan una decoración de estilo oriental llamada "Sumi-e" que desarrollaron en la clase de dibujo y color.
En cerámica artística se han trabajado otros procedimientos de extrusionado y laminado para lograr otro tipo de formas para la creación de composiciones contemporáneas.
Todos los recipientes se crearon para hacer demostraciones de ikebana de la maestra de la escuela Ikenobo, Máriko Kaneda, de  de sus alumnos y para talleres de introducción al arte floral japonés.

 

IKEBANA
La palabra se traduce como un arte que da vida a las flores. El ikebana se compone de diferentes elementos de igual importancia: las ramas, las hojas, el agua, el contenedor o el recipiente que se utiliza y la flor, que es la que finalmente determina la totalidad del arreglo.
El ikebana proviene de una antigua tradición de los sacerdotes budistas chinos, que practicaban el kuge, las ofrendas de flores a Buda y a los difuntos. Esta tradición llegó a Japón con la introducción del budismo en el siglo VI.
La escuela Ikenobo, la más antigua de ikebana, fue fundada en el siglo XV por el monje budista Ikenobo Senno y actualmente está dirigida por sus descendientes de la 45ª generación. El lugar de nacimiento de esta escuela fue el templo Rokkaku-do en la ciudad de Kyoto. En esta escuela surgió el rikka, “flores de pie”, un estilo de ikebana que consistía en crear un microcosmos, con muchas ramas con significados diferentes. De entre todas las ramas, destacaba la principal, una rama vertical asimétrica, que se doblaba hacia un lado antes de volver a su eje vertical.